Pablo Cosentino

inicio

obra

blog

statment

contacto

 

 

 

 

 

 

ESTA SECCIÓN SE ESTÁ ACTUALIZANDO.

MIENTRAS TANTO, ALGUNOS TRABAJOS SE PUEDEN VER EN NUESTRO BLOG

ATLAS DISIDENTIS

Hemos decidido dar a nuestra producción, el formato de un Atlas.

Desde el siglo xvi, el termino Atlas ha servido para identificar un catálogo de cartografías e imágenes en un proceso que permite el reposicionamiento de dichas imágenes o la introducción parcial de nuevos elementos, para establecer nuevas relaciones. Esto nos es de suma utilidad, porque da lugar a un proceso abierto e infinito que crea una cartografía personal, posibilitando constantes relecturas.

Todo Atlas es en si mismo un sistema y como tal, un conjunto ordenado de procedimientos y normas que regulan una función. A su vez, el Atlas, como hecho sistémico no está emancipado de ser un evento gráfico y de producción de signo visual. Su relación, es de correspondencia absoluta. De hecho, podemos relacionar nuestro trabajo, más con un producto editorial, que con una realización artística.

Hay un acuerdo generalizado de que algunos signos visuales son considerados arte y otros  no. Mucha literatura se ha escrito sobre el límite que los divide. No es nuestra intención declamar la validez o no de esa frontera (imprecisa, subjetiva), cruzada muchas veces de ambos lados.

Este Atlas intenta surfear a lomo de ese límite. Jugar. Meterme en sus intersticios.

Para ello, utilizamos diversos materiales y técnicas: Apropiación, dibujo, collage tradicional y digital, óleo, acrílico, tintas. Sobre tela, madera, cartón, papel, páginas de libros, publicidades.

En ningún momento dejamos de advertir que ambos lados de ese límite, han sido utilizados por los poderes dominantes, como un medio de configurar la compresión de la realidad y la forma en que entendemos y aceptamos el presente. Pero no pretendemos erigirnos en críticos o censores de esa situación. Solo en observadores conscientes del poder de los medios de comunicación (ampliamente entendidos), y utilizar esos mecanismos para crear nuevos signos visuales con la intención de apropiarse de un lugar que no les corresponde.

 

En este punto cabe preguntar… ¿Dónde están los antecedentes? ¿En qué lugar del pasado tropiezo con las raíces del hoy?

Me recuerdo esperando a mi padre al regreso del trabajo. Siempre traía revistas junto con la 5ta de La Razón. Las historietas eran lo más esperado, pero venían acompañadas con enciclopedias y otras publicaciones que compraba en fascículos.

Las historietas y las enciclopedias poblaron mi infancia de una manera que es imposible describir.

Linterna Verde, Patoruzito, Mecánica Popular, La Gran Enciclopedia Larousse, llenaron los rincones de mi cuarto en enormes pilas que yo revisaba una y otra vez. No sé si leí alguna de ellas completamente. Nunca me importó. A mí, sólo me importaban los dibujos, las superposiciones, los detalles.

Revisaba una y otra vez esas manchas distribuidas en cuadros dentro de los límites una página de papel. Algunas veces en color, otras no. Inspeccionaba con obsesión esas revistas. Las recorría con lupa y encontraba figuras que me fascinaban y que tiempo después reinterpreté cuando comencé a interesarme en el desarrollo de signos visuales.

Disfrutaba los detalles en las manchas, las uniones de las líneas, las mezclas muchas veces imperfectas de colores.

La palabra que mejor puede describir aquello es asombro.

La fascinación que producían los cuadros individuales de las historietas y los grabados de las enciclopedias, crearon en mí, una obsesión que da hoy, como resultado, mi forma de trabajo.

Yo era (soy) un niño asombrado.

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

PABLO COSENTINO

 

Bajo de San Isidro
Buenos Aires, Argentina

4747-5063

  15-6613-0247

info@pablocosentino.com.ar